Próxima parada 3 de diciembre (y aprovecho para recordar el Día de las Personas con Discapacidad)

Hola, monis!!!!

Sí, esa es la fecha de nuestra siguiente parada en el camino de la infertilidad que nos ha tocado vivir.

El miércoles pasado estuve en el gine de la UR. Después de la eco de control donde me confirmó que la trompa se veía menos inflamada que la última vez, me dijo que debía operarme y que él tiene quirófano los miércoles. Me daba cita para el siguiente miércoles, el día 26, pero lo ví muy apresurado y pedí la operación para el miércoles 10 porque a mi madre le dan la quimio el día 3, pero al salir de la consulta empecé a pensar que no lo había hecho bien, que debía pensar en mi y en recuperarme bien porque si yo no estoy bien tampoco soy de ayuda para mi madre, así que llamé a mi marido y a mi madre y les expuse mis dudas:

Si me operaba el día 3:

  • Mi madre tendría la quimio ese mismo día pero podría retrasarla o adelantarla un día.
  • Yo iba a tener más tiempo para recuperarme e, incluso, a lo mejor me daba tiempo a estar bien para ir a las sesiones de evaluación de mi insti.
  • Mi marido tiene los 3 días del puente libres y podrá cuidarme en casita

Si me operaba el día 10:

  • Mi madre estaría un poco mejor de la quimio aunque no del todo recuperada.
  • No iba a estar yo perfecta para las navidades, teniendo en cuenta que queremos viajar y pasarlas con mi familia paterna y soy yo la que conduce (5 horitas sentada a las 2 semanas de una laparoscopia no me atraía mucho).

Bien, pues después de darle mil vueltas decidimos que era mejor el día 3 así que llamé al día siguiente (muerta de vergüenza porque creo que en la UR se piensan que desvarío un poco con tanto cambio de cita, jajajaa) y hoy me han confirmado que la operación será el día 3.

Ahora me toca ir a que me autoricen la operación a ASISA. Espero  que no me pongan ningún pego.

Para las que sois nuevas en mi blog, os cuento que me van a hacer una laparoscopia. La operación es muy sencilla, con anestesia general y mediante tres incisiones en la barriga introducen una camarita para ver qué está pasando por dentro de mi cuerpazo. Si las trompas están tocadas deberán sellarlas o quitarlas, en función del grado. Aún así, el gine está igual de mosca que yo. Él cree que puede haber algo más (tipo endometriosis) y en la petición de la laparoscopia me ha puesto “Enfermedad Inflamatoria Pélvica” porque ni él sabe exactamente qué me está pasando.

No sé la duración de la operación porque dependerá de lo que encuentren pero va desde los 45´hasta unas horillas. Sé que mi madre y mi marido lo van a pasar regular con los nervios mientras sale el médico para decir qué tal ha ido la operación, pero es tan necesaria que no quiero ir con sustos ni con ideas preconcebidas.

Siento que cada vez estamos más cerca, que nuestro camino se va a allanar y en nada de tiempo estaremos con la FIV.

Y nada más guapis, si os acordáis de mí el día 3 de diciembre acordaros que es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, un día muy emocionante.

Un beso!!!!!!!!

Anuncios

CUANDO COMIENZA LA BUENA RACHA

Eso es lo que nos está pasando.

Mi marido dice que todo ha cambiado a raíz de encontrar a nuestra perrita. Nuestra suerte ha cambiado y a mucho mejor.

Después del subidón de encontrar a la perrilla ha venido EL MOMENTAZO:

el miércoles tuvimos cita en oncología para que le diesen a mi madre el resultado del PET TAC y estamos súper felices: ya no hay ni rastro del tumor ni de las metástasis en ganglios ni en huesos. Ha ocurrido un milagro, de eso estamos seguras. Incluso la médico, que nunca hace ningún comentario, nos dijo que estaba muy contenta con el resultado, que ya nos dijo que en el TAC no había restos, pero para nosotr@s esta prueba lo termina de confirmar. Yo he rezado lo que nunca creí que podría rezar y me ha ayudado muchísimo a sobrellevar todos estos meses de angustia e incertidumbre.

Aunque mi madre debe seguir con la quimio de mantenimiento mucho tiempo, porque el cáncer de pulmón es muy jodido, sabemos que la parte más crítica ha pasado. Ahora toca mantener los resultados y seguir cuidándola y

¿sabéis qué fue lo que yo pensé cuando estábamos en la consulta y nos dieron el notición?

Pues que mi madre va a poder verme embarazada, va a poder estar conmigo ayudándome en el parto, va a orientarme en los primeros meses del bebé y va a poder disfrutar de sus niet@s muchísimos años y sé que ella también lo pensó. Mi madre ha llorado pensando que no iba a poder llegar a ser abuela y sé que esto le dolía mucho, como es normal, pero ahora todo ha cambiado, ahora va a ser la mejor abuela del mundo mundial (respetando a vuestras mamis, jajaajaja).

Ahora sí que sí, mi mente va a empezar a centrarse en la búsqueda del embarazo porque la tensión que hemos tenido con todo lo de mi madre me ha quitado mucho tiempo (y ganas) de pensar en todo ésto, pero ya es tiempo de buenas noticias y vamos a luchar como hemos luchado para conseguir que mi madre se vaya recuperando. Me voy a poder operar sin estar sufriendo por si mi madre se pone mala o si necesita mucha ayuda. Ella está tan fuerte que creo que será la que me cuide a mí en mi convalecencia y yo encantada, eh!

Me gustaría hacerle un pedazo de regalo especial, no algo que sea muy material, si no algo con sentimiento. Yo soy de escribir cartas pero quiero que sea algo más profundo, no sé si hacerle un álbum con una recopilación de fotos, un diario…

Acepto propuestas.

Un besazo!!!!!!!!!!!!

Mi última visita a la gine privada

Pues bien, guapísimas, el miércoles tuve mi última visita a mi gine privada. En realidad esta cita estaba programada para el próximo jueves pero me llamaron el martes para decirme que tenían que anular esa cita y me la daban para el día 4 de diciembre. Les dije que no porque para esa fecha debía operarme y mi visita era, además de para la citología, para que me diese cita para la operación, así que se ve que le dí pena y me dieron una cita exprés para este miércoles.
La gine, por primera vez desde hace mucho tiempo, se paró a ver mis pruebas y análisis. Me dijo que, de lo que ella entendía, todo estaba bien, pero que del resto de cosas que me salen en los análisis no sabe decirme qué es. Que eso deben mirarlo profesionales que sean expertos. Lo que sí me dijo con respecto a la resistencia a la insulina me dijo que eso sería por los ovarios poliquísticos.
Miró mi histero y me dijo que la trompa derecha estaba totalmente tapada y que la izquierda sí parecía que funcionaba. Le dije que no y le enseñé el informe y me dijo:

– Efectivamente, aparece parcialmente tapada.

Y le dije que algo tendría que funcionarme cuando me había quedado embarazada, porque siempre había sido por el ovario izquierdo. Se rió y me llamó “ratilla de biblioteca”, pero le expliqué que por aquel entonces yo notaba perfectamente el ovario por el que ovulaba y que yo estaba segura desde siempre que mi trompa derecha no funcionaba por culpa de la operación que me hicieron cuando tenía 15 años. Entonces ella me dijo (nótese mi indignación):

– Claro! Seguro que si te estuvieron trasteando en el ovario derecho, te dejarían adherencias y por eso no te funciona.

En ese momento me “aguentó” porque es lo que yo le llevaba diciendo mucho tiempo y por lo que, entre otras cosas, le había pedido la histero y ella tardó casi un año en mandármela. Si ella sabe que ese tipo de operaciones produce adherencias, ¿por qué no me pidió antes la histero?

Con mi medio mosqueo me subí al potro porque tenía que hacerme el exudado vaginal (yo pensaba que era citología) para descartar enfermedades infecciosas. Le costó meter el espéculo y me dijo que me relajara que ya nos conocíamos, y me preguntó si tenía miedo. Yo le dije que no, que lo que me pasaba era incertidumbre porque cada vez que me hago una prueba sale algo y que cada vez que voy a un gine me dice una cosa diferente. Después me hizo una eco y me dijo:

– El útero está muy bien, se nota que acabas de terminar con la regla, pero está muy bien. Los ovarios también están bien.

Le pregunté por si no se veían ovarios poliquísticos y me dijo que no, que se veía alguna cosilla pero no poliquísticos. Después siguió buscando las trompas.

– No se ve ninguna trompa mal. Lo que aquí se aprecia es una arteria (puso el ecógrafo en doppler para ver con colores el paso de la sangre). ¿Ves como cambia de color? Eso es una arteria, no una trompa.

En este momento, comenzó una conversación algo absurda:

Esteli: A lo mejor tengo alguna adherencia en la trompa izquierda y por eso la tengo algo obstruída, no?

Gine: Mejor no tener nada.

Esteli: Ya, pero si no tuviese nada ya me hubiese quedado embarazada otra vez, no?

Gine: Hombre, es que tenéis muchos factores en contra. Tienes un factor tubárico.

A ver, tengo un factor tubárico, correcto, entonces ¿Cómo me voy a quedar embarazada de manera natural??????????????????

Me bajé del potro y le pedí que me dijera para cuándo podría operarme y me dijo:

– Yo no te voy a operar. En la ecografía todo se ve bien y no creo que haya que operarte. Dile al gine de la unidad de repro que te opere él y que busque él lo que crea necesario pero yo no veo bien quitarte las trompas o sellarlas porque, quizás, para este primer embarazo necesitéis ayuda, pero para los siguientes no (atención a mi cara…). Así que habla con él y dile lo que te acabo de decir.

No me tomé a mal su decisión, así que me despedí con un: “La siguiente vez que nos veamos será con mi barriguita”.. Era la primera vez que se lo decía yo, siempre era ella y a mí me mosqueaba mogollón eso, pero no, esta vez he dado yo el paso y estoy segura de que así será: volveré preñadísima.

No sé cómo explicaros mis sensaciones:
Veleta dice que ella se está lavando las manos.
Yo creo que ella, como gine, no ve necesaria la operación porque “cree” que todo está bien por dentro, pero que el gine de repro busca más allá y ellos saben que con una trompa que a veces funciona y otra no se pueden correr riesgos en una FIV de manera innecesaria.
Y mi embrióloga dice que la operación es necesaria porque tienen que ver cómo está por dentro todo, tienen que mirar si hay puntos de endometriosis, las trompas, los ovarios, todo, así que yo estoy convencida de hacerme la laparoscopia pero tampoco quiero que el gine se extralimite y se venga arriba y decida quitarlas o sellarlas sin asegurarse de que se puedan arreglar.

Tengo la gran suerte de que el mejor amigo de Veleta trabaja en el hospital privado donde me tengo que operar y él intentará estar en el quirófano cuando me opere para estar atento a todo. Ahora que caigo:
Me va a ver en bolassssssssssssssss, jajajajaajjaaja.
Iré depilaíca por si acaso.

Bueno, pues después de pensarlo llamé al gine de repro para preguntar si me tenían que volver a dar cita para prepararme todo para la operación y han quedado en llamarme el lunes para decirme qué tengo que hacer.

Cada vez queda menos para la laparoscopia y eso significa que está más cerca mi primer ciclo de FIV. Cuando lo pienso me entran cosquillillas por la barriga que son una mezcla entre emoción, nervios, ufffffff.

Ya sólo me queda deciros que la semana que viene hacemos triplete en médicos:
semi de mi marido el martes por la mañana, endocrino privado el martes por la tarde y endocrino de la SS el miércoles por la mañana.
Ya os seguiré informando.

¿Qué pensáis vosotras de mi gine privada?
¿Os haríais la laparoscopia?

Muchos besos!!!!!!!!

Siguiente paso: ruta médica

Pues sí, queridas amigas, nuestro siguiente paso es una maravillosa ruta por especialistas: hematóloga y endocrina.

A la hematóloga debo ir para que me indique el tratamiento correcto que debo seguir cuando inicie la FIV con respecto a mi mutación genética que me provoca la trombofilia. He leído casos como el mío en el que les mandan, además de la heparina, adiro e hidroxil. A mí me dejaron caer que

“si quería” podía pincharme la heparina.

¿Cómo que si quería? Será “debes pincharte heparina”!!!

Pues no, será que ellos no lo ven necesario pero los 3 ginecólogos que me han visto han coincidido en que mi mutación es fastidiada y que sin heparina no podría llevar un embarazo a término.

¿Pues sabéis lo que me dijo la auxiliar del hematólogo cuando la llamé el otro día?
Que son los ginecólogos los que no tienen ni idea de las mutaciones…

Así que ni corta ni perezosa, miré qué hematólog@ entra en asisa y llamé y mañana tengo la cita.

También he pedido cita para la endocrina y es porque hoy me ha dado los resultados de los análisis Toñi y me ha confirmado que, efectivamente, tengo resistencia a la insulina y que debería valorarme un endocrino para prescribirme metmorfina. Si al final me la ponen, os explicaré en qué consiste esta medicación.
La progesterona está baja, dice que indica que ha habido ovulación pero con esos niveles no se puede implantar el embrión.
También me ha dicho que me salen algunas cosillas alteradas que justamente provocan abortos y que hasta que no me pongan un tratamiento para regular todo esto no podremos ir a FIV. Me ha dicho que ahora parece que son muchas cosas así de golpe, pero todo se soluciona con medicación y que hemos tenido suerte porque hemos dado con los problemas, así que por ese lado contenta.
Ahora a ver qué me dice la endocrina. Tengo cita el martes de la semana que viene.

Y nada más, bonitas. Cada vez se va acercando más la fecha de mi futura operación y el comienzo de la cuenta atrás de nuestra FIV y espero no ponerme muy nerviosa y que todo salga bien. Como veis, no tengo muchas esperanzas en este último ciclo y menos viendo la cantidad de cosas que me han salido, pero como no hay nada mejor que seguir jugando, pues eso haremos.
Sarna con gusto no pica.

Besazos!!!!!!!!

¿Resistencia a la insulina?

Pues sí, compis, parece que mi curva de insulina y glucosa arroja este maravilloso y novedoso término:
RESISTENCIA A LA INSULINA
Las que no estés familiarizadas con este término (yo me meto en este saco) os comentaré lo que he encontrado sobre ella:

La resistencia a la insulina es la falta de respuesta de los órganos diana (hígado, músculo, tejido adiposo) a la insulina.
La insulina es una hormona producida por las células beta del páncreas. Su secreción es regulada principalmente por los niveles de glucosa en sangre.
Cuando la concentración de glucosa es alta la secreción de insulina es alta; cuando la glucosa en sangre disminuye la secreción de insulina también disminuye.

La insulina es una hormona producida por el páncreas, y ayuda a que los azúcares obtenidos a partir del alimento que ingerimos lleguen a las células del organismo para suministrar energía. Sólo se mantiene activa en la sangre durante períodos cortos (menos de 15 minutos), y en caso necesario por un problema metabólico, se regenera su producción y a la larga, puede agotar al páncreas y dejar de producirse.

Para que nos entendamos, la insulina es la hormona que manda la señal a las células corporales para que sean receptivas al azucar que entra en los alimentos cuando comemos. Cuando generamos resistencia a la insulina, nuestras células no reconocen la insulina y entonces, cuando comemos, nuestras celulas no incorporan el azúcar (su “gasolina” para funcionar) y ocurren varias cosas: por un lado se acumula el azúcar en el torrente sanguíneo, por otro lado, al detectar el cerebro que no se ha asimilado el azúcar, manda al pancreas que genere más insulina, y por otro lado, como nuestras células no se alimentan, estamos más cansadas y encima tenemos más hambre. A la larga, esta situacion genera un colapso en el páncreas, que deja de producir insulina y es la conocida y temida diabetes.
La resistencia a la insulina se agrava con la inactividad física, obesidad situada en la parte abdominal, el hiperandrogenismo, el embarazo, la edad y medicamentos como los diuréticos, corticoides y esteroides. La hiperinsulemia estimula la acumulación de lípidos (grasas), altera el metabolismo de las lipoproteínas y el colesterol, y eleva la producción de andrógenos. Esto aumenta la obesidad y, por lo tanto, empeora la resistencia a la insulina, formándose así un círculo vicioso que dificulta enormemente la reducción de peso.

Los altos niveles de insulina pueden tener un impacto en los ovarios, el páncreas y la producción de andrógenos. Desgraciadamente, a mayor sobrepeso, se produce más insulina. Pero la sobreproducción de insulina también hace más difícil adelgazar lo que trae otros problemas médicos. La resistencia a la insulina es más notoria en pacientes con anovulación crónica. El aumento en la insulina se relaciona con la mayoría de las complicaciones tardías.

Todavía no es seguro que este sea el diagnóstico porque tiene que confirmármelo la embrióloga, aunque tiene toda la pinta por los datos que aparecen en el análisis. Por un lado no me gustaría nada por lo que supone tener esta patología pero por otro explicaría todos los mareos que me dan después de comer ciertos alimentos y a lo que yo no encontraba ninguna respuesta, pero ya os digo que os lo confirmaré cuando Toñi me diga algo.

Ya solo me falta la citología que me haré el día 13 y el semi de mi marido que se lo hará el día 11 de noviembre y nos darán los resultados el 15 de diciembre. Nos gustaría que se hiciera el test de fragmentación de ADN junto con este semi, pero no sabemos si podrá o no porque es por la SS. Si no, nos tocará pagarlo (unos 200€) pero nos comentó Toñi que es esencial hacérselo antes de la FIV para ir sobreseguros.

¿Alguna se lo ha hecho? Bueno, vosotras no, vuestras parejas, jajaja.

Y lo último que comentaros es que entramos en nuestro último mes de búsqueda antes de la operación y de la posterior FIV. Vamos a ir a por todas, así que si no entro mucho por aquí es porque vamos a estar las siguientes dos semanas a pico y pala, jajajaja.
Tenemos más fe que el Alcollano!!!!!!!!!

Bueno, guapis!!!!!!!!