Mi semana 4 de embarazo

Hola!!!!

Voy a intentar hacer una entrada cada semana para contaros qué tal evolucionamos, así que empezamos por la primera semana, mi semana 4 de embarazo.

La verdad es que tenía un lío hecho con esto de las semanas increíble, así que os pido que me confirméis que estoy en lo cierto. La semana 4 de embarazo es la que empieza dos semanas después de la punción, no??

Bien, esta semana comenzó maravillosamente porque el día anterior me había hecho la primera beta que me dio 343 (aquí tenéis la entrada) y pude confirmar el embarazo con la beta de 964 (aquí) justo en la semana 4+3.

Náuseas y mareos:

A lo largo de esta semana noté náuseas y mareillos, sobre todo cuando hacía mucho calor. Hubo un día que me desperté antes de las 7 a hacer pipí y ya no me pude dormir porque me empecé a marear. Me bebí un vasico de agua y nada, así que me tomé la pastilla del tiroides para desayunar rápido, pero no lo hice bien porque me comí un plátano para salir a sacar a la perra y luego desayunar mejor y me sentó fatal.

A final de la semana 4  ya conseguí llevar bastante bien controlados los mareos y las náuseas cuando estaba en casa, porque me dan por la mañana y la tarde y tengo todo el tiempo del mundo para organizarme las comidas y el descanso porque estoy de vacaciones, pero si salgo ahí ya me cuesta más, con el calor me mareo bastante y me dan como bajadillas de azúcar que me hacen necesitar beber y comer algo.

Pechos:

He notado un poquillo más de molestia un día que coincidió con un ligero crecimiento de los pezones, pero mínimo, no es algo para llevarse las manos a la cabeza. Es curioso que cuando duermo no me molesten los pechos y, sin embargo, cuando estoy despierta cojo posturas que me molestan.

Flujo:

No estoy notando un flujo exagerado ni nada de eso, de vez en cuando siento grandes descargas pero nada súper llamativo, lo que sí he notado es que cuando voy a hacer pipí pasan un par de minutos y es cuando cae más flujo. Esta es la razón por la que me cambio unas 3 veces de bragas al día, no me estoy poniendo salvaslips porque estoy casi todo el tiempo en casa y prefiero usarlos cuando no tenga más remedio.

Sueño: 

¿No se supone que la progesterona y el embarazo dan sueño?? Pues conmigo nada, me cuesta dormir por las noches pero lo que peor llevo es que casi no duermo siesta!!!!! Y eso no puede ser porque ahora debería descansar cual marmota, pero no, se ve que mi cuerpo lo está dejando todo para cuando empiece a trabajar y me toque pegarme los madrugones, jajaja.

Olfato:

El día de la beta oficial comencé a notar el olfato más desarrollado. He de decir que de por sí yo tengo un olfato de perrilla pero ese día me dí cuenta de que la calle por la que siempre paseo a mi perra olía demasiado a pipí. El resto de la semana he notado más asquete a los olores de los productos químicos.

Calor:

Los días que consigo dormir la siesta me despierto chorreando de calor y eso que duermo con el aire acondicionado, pero es que me entran unos sofocos grandísimos. Parte de esta sensación de calor es la que hace que me maree más.

Nervios:

¿Qué contaros de la ecoespera? Pues que se juntan nervios, miedos, incertidumbre, alegría… Hay momentos en los que me vengo abajo, no puedo evitarlo, sobre todo cuando note que me cae mucho flujo y no estoy en casa, puffff, me pongo regular porque no sé qué es. Hay ratos en los que me relajo, cuando noto síntomas, y ahí pienso que todo va bien, pero se hace tan laaaaaaarga la espera…

Sentimientos:

Me he dado cuenta de que me molestan muchas cosas, comentarios, acciones… y estoy un poquito porculera.

Dolores de regla:

Sigo notándolos de vez en cuando, pero ya no tan fuertes como al principio. También siento pinchacillos por la zona del bajo vientre.

Pipí:

Hubo un día, antes de la beta oficial, en el que sí noté más pipí del normal pero era porque estaba nerviosa. Me he despertado algunos días de madrugada para hacer pipí, pero todo controlado.

Barriguita:

Me hice una foto al comienzo de la semana 4 para ir viendo la evolución. He de decir que he notado tironcillos en los laterales de la barriga y que me ha crecido a lo largo de la semana, pero cuando digo crecido, digo bastante. Mi hermano dice que es porque retengo muchos líquidos, Veleta que es porque se tiene que hacer grande para que haya espacio para los dos luceros, y yo que imagino que es una mezcla de todo: medicación, gases, útero agrandado, líquidos, etc.

Cansancio:

No estoy más cansada de lo habitual, pero debe influir que estoy de vacaciones porque cuando he tenido que salir de casa al médico y/o a hacer recados, llego un poquillo cansada.

 

Creo que no se me escapa nada de esta semana de embarazo. Ya queda una semanita menos para la eco. Qué ganas tengo de que salga todo perfecto y os lo cuente.

¿Cómo os encontrasteis vosotras a lo largo de la semana 4?

Un besico!!!!

 

Anuncios

Mis “verdaderos” síntomas de embarazo

¡Hola, preciosas!

Perdonad por no escribir antes pero se me ha metido un virus en el ordenador y lo tengo súper cascado, así que después de hacerle una buena limpieza “creo” que ya me deja escribir.

Como os comenté, tuve una serie de síntomas durante la betaespera. No todos ellos eran indicativos de mi embarazo pero sí sé que algunos lo fueron. Os cuento:

  • Alrededor del 2º días post transferencia de mis dos blastos, comencé a notar dolor de riñones durante un día entero.
  • Los siguientes días este dolor se mezclaba con dolor de regla, era bastante constante hasta tal punto que me asusté porque no conseguía entenderlo.
  • Los pechos comenzaron a molestarme muy poco a poco y fueron creciendo ya cerca del final de la betaespera, aunque incluso a día de hoy, no es un dolor tremendo. Es como más grueso en la parte superior del pecho y molestias en los laterales y si me los aprieto, pero ya os digo, no es nada escandaloso.
  • Una mañana tuve sensación metálica en la boca, pero sólo duró un par de minutos junto con náuseas, lo que pasa es que era muy pronto, estaría coincidiendo con la implantación así que no terminé de achacarlo al embarazo.
  • Los mareos de la segunda semana de la betaespera sí eran indicativo del embarazo, porque eran demasiado característicos.
  • Escalofríos justo cuando tocaba la implantación y frío en los días posteriores.
  • Y para mí el más determinante, fueron unos pinchacitos en la zona del bajo vientre, como un repiqueteo, son súper llamativos, que coincidieron con los días en los que se produce la implantación y que hicieron que me emocionara.

De los demás síntomas que os comenté, no creo que sean síntomas reales de mi embarazo, a lo mejor sí, pero creo que se debían a toda la medicación que me pongo.

Fijaros que no he tenido ni sueño tremendo, ni un flujo mucho mayor (dejando de lado el de la proges), ni sangrado de implantación (menos mal! porque aún seguiría cagada), ni un olfato súper desarrollado, etc. pero, aunque en el fondo de mi corazón supiese que esta vez era la buena y definitiva, hasta que la beta no lo confirmó no terminé de creer que sí, que era real.

Así que si alguien llega a esta entrada buscando información sobre síntomas de embarazo, deciros que estos han sido los míos, lo que no quiere decir que si no tenéis los mismos no estéis embarazadas porque cada mujer es diferente y cada embarazo es distinto. En mi caso, al ser la 4ª betaespera pude comparar con las anteriores y saber que lo que me estaba pasando no me había pasado antes pero, por favor, si no os veis reflejadas en estos síntomas, no os vengáis abajo, porque hasta la beta o el TE debéis pensar que todo va fenomenal.

¿Alguna supo que estaba embarazada al comparar los síntomas con otras betaesperas?

¿Tuvísteis la sensación de que estaba yendo todo bien?

P.D. El ordenador sigue haciéndome cosas raras, así que si tardo en responderos es porque estoy arreglándolo.

Un besazo!!!!!!!!

 

964

Síiii, lo conseguimos!! Beta súper duplicada!!!

La noche anterior a la beta tuve pesadillas, me desperté a las 5 de la mañana para hacer pipí y luego me costó muchísimo volver a dormirme pero lo conseguí, aunque a las 8 ya estaba despierta.

Como tengo que tomarme la pastilla del tiroides 30´antes de desayunar, mi ritual siempre es el siguiente:

  • Me tomo la pastilla y me quedo en la cama.
  • Me levanto a desayunar y me vuelvo a tumbar un ratillo.
  • Saco a la perra.
  • Vuelvo y me pongo la proges y me quedo un rato reposando.

Con todo esto, entre una cosa y otra se me va 1h 30´casi siempre, así que hasta casi las 11 no pude hacerme la beta.

Me volvió a atender la muchacha del día anterior y me dijo que había estado pendiente de mi beta y que le gustó mucho el resultado. Le dije que le diera las gracias a la máquina pero que le dijera que tenía que echar el resto, que necesitaba un número por encima de 900 para quedarnos tranquilos.

Esta vez, para hacer tiempo, me fui al centro comercial porque le había prometido a mis luceros que les compraría un regalito, así que me metí en H&M en la sección de bebés. Uffff, qué sensación más maravillosa!!!! Yo ya había entrado alguna vez pero siempre era para un regalo o acompañando a alguna amiga, pero para mí nunca.

Elegí dos pares de calcetines monísimos. Son éstos:

calcetines

Luego me permití el lujazo de pasearme por la zona de premamá. Era una sensación como de ¿Qué hago aquí? y ¡Bien, ya estoy aquí!

Llegué a casa e hice el mismo ritual de la anterior vez: incienso, rezo y ordenador y ahí estaba:

964

Uffff, de verdad, qué de sensaciones más bonitas!!! La de gracias que pude dar…

Llamé a Veleta y me dijo que estaba con clientes pero que le dijera el resultado. Su respuesta fue:

Dios mío, qué barbaridad!!!

Llamé a la clínica y se puso la bióloga. Cuando se lo dije comenzó a chillar y se lo dijo a las de recepción y ambas coincidieron en que podrían haberse quedado los dos luceros conmigo. Me dieron la cita para la eco dentro de dos semanas y se puso el gine para darme la enhorabuena. Él puso los pies un poco más en la tierra y me dijo que la beta está muy bien pero hay que esperar hasta la eco.

A las familias no se lo hemos dicho, sólo a mi hermano porque lo necesito de coartada con mi madre. Se lo diremos a todos cuando tengamos la eco y haremos algo súper chulo.

Cuando llegó Veleta del curro le regalé los calcetines que ponen I love dad y se derritió. Él está bastante asustado, es verdad que queremos ser precavidos, pero le repito que debe disfrutar y hablarle a los luceros, pero le cuesta.

La próxima semana os haré un post con lo que yo considero que han sido mis verdaderos síntomas de embarazo porque sé que muchos de los que os comenté eran producto de la medicación, así si alguien que esté en betaespera me lee pueda orientarles un poco mejor.

Os mando un beso enorme y os agradezco muchísimo todas las felicitaciones. Un besazo!!!!!!!!!

Os dejo una foto de mis calcetines de la suerte. Gracias tocaya!!!

343

Alguna bichilla ya se ha dado cuenta de que hay gato escondido y no quiero haceros sufrir, voy a contaros un poquito más.

Hace unos días fui a hacerme una beta, justo a los 9 días post transferencia de dos blastos. Una amiga me dijo que en ese día ya se podría saber algo y así lo hice. Necesitaba saber qué estaba pasando porque había decidido que no iba a hacerme ningún TE. Fui a la clínica a sacarme sangre y me dijeron que en 1h 30´- 2h estaría lista. Me atendió la misma muchacha que me hizo la última beta el año pasado y se lo recordé y le comenté que si tenía mano con la máquina de la beta para que le dijera que esta vez tenía que salir un número bonico.

Me fui a dar una vuelta al mercadillo (gran error porque hacía demasiado calor y casi me caigo redonda), fui a lavar el coche, a echarle gasolina, y luego a la farmacia. Llegué a casa cuando había pasado 1h y 30´. Me puse a recoger todo un poquito, encendí incienso y metí los datos de la analítica en el ordenador. Miré de refilón y me dí cuenta de que el resultado ya estaba, casi me da algo! Recé muchísimo antes de mirarlo, le pedí a Dios que saliese positivo, necesitaba ver que todo era real. Bajé la mirada hacia la pantalla y ahí estaba:

343

Lloré, me emocioné, dí mil gracias y llamé a Veleta, pero estaba reunido y no pudo cogerme el teléfono hasta 45´después. Se emocionó muchísimo y me dijo que él ya lo sabía, que esos síntomas pintaban muy bien porque nunca antes los había tenido en los tratamientos.

Fui corriendo al baño a hacerme un TE y salió enseguida marcado. ¿Yo, un TE marcado tan rápido??? Y me hice un TO para comprobar si es verdad eso que dicen de que se marca cuando estás embarazada y, efectivamente, se marcaba más que el TE. Increíble!!

TE Y TO POSITIVÍSIMOSSSS

 

Sólo podía repetir:

¡ESTOY EMBARAZADA!!!

La beta oficial aún no ha sido y no paro de pensar en que se tiene que duplicar, debe salir una beta mucho más alta para que sepamos que todo va fenomenal. Mis luceros tienen que estar agarrados y a gustico en su casita.

En cuanto la tenga os cuento el resultado. Por favor, pensad en mí.

Betaespera: parte II

Aunque aún no haya terminado la betaespera, quiero hacer este post porque si no, se me van a juntar varios y tampoco quiero teneros a mitad.

En el anterior post olvidé comentaros que he tratado de no meterme mucho en internet porque sé que no me viene bien leer ciertas cosas, pero una noche, aprovechando que Veleta había quedado con unos amigos, me pegué una buena sesión de foros, blogs, etc. Ufff, me vino regular, me provocó cierta ansiedad así que decidí limitar al máximo esta acción aunque alguna que otra vez haya vuelto a frikear en las redes.

Durante esta segunda semana de betaespera he tenido momentos de optimismo y otros de bajoncillo, aunque Veleta siempre ha estado bastante animado con la idea de que lo habíamos conseguido.

He seguido teniendo mis momentos de relax a primera hora de la tarde, cantándole a mis luceros y explicándole muchas cosas de lo que iba haciendo. Ha sido una manera preciosa de conectar con ell@s.

Los síntomas han sido:

  • Los dolores de regla fueron menguando bastante, sólo he ido sintiéndolos de vez en cuando dejando paso a calor en la zona del útero/zona del bajo vientre.
  • Esta semana sentía algo más de ligereza en la zona de la barriga, cuando la semana anterior estaba como más pesada.
  • El pecho empezó a molestarme de manera muy leve, cada día un poquito más. Veleta hacía la prueba del algodón y me iba confirmando si estaban algo más grandes o más duros, jajaja.
  • Empecé a tener un dolor en la parte posterior de la cabeza que me suele pasar antes de que baje la susodicha. Cuando lo notaba me venía abajo, no podía remediarlo.
  • De vez en cuando he tenido dolor de cabeza generalizado, pero muy leve.
  • Lo más llamativo fueron los mareos y náuseas. Me mareaba al levantarme del sofá o cuando estaba en algún sitio caluroso. Las náuseas las noté algunos días, no todos, así que no sabía a qué podían deberse porque se daban en momentos inespecíficos, a veces por la mañana, otras por la tarde, después de comer, etc.
  • A veces siento el estómago algo cerrado.
  • No he tenido más pipí del normal, aunque hoy sí que he ido bastantes veces a pesar de no haber bebido mucha agua.
  • Sí he notado el pipí un poco más oscuro, pero con tanta medicación no sabía qué pensar.
  • Me dan sofocos de vez en cuando y otras veces siento un frío enorme.
  • No he tenido más sueño ni nada por el estilo, sigue inclinándose más la balanza hacia dormir poquito.
  • Esta semana se ha unido otra perrita más y, tanto la mía, como esta las he tenido continuamente a mi lado. Es curioso porque esta perrita salta mucho cuando te ve, le da mucha alegría, pero en esta semana no lo ha intentado ni una vez conmigo.

He de decir que los síntomas han sido salteados. No los he tenido de manera muy continuada a lo largo del día, sino más bien puntuales.

 

¿Alguna ha tenido estos síntomas????

Un besazo, preciosas!!!

Betaespera: parte I

Durante los primeros días de la betaespera traté de estar en reposo, aunque no dejé de hacer las cosas de la casa, sí que evité agacharme para coger cosas o hacer movimientos raros.

Intenté andar bastante, pero unos días antes me fisuré el dedo pequeño del pie y aún no estaba al 100% para andar mucho, así que dividía mis salidas en dos veces.

He evitado bañarme en la piscina porque, aunque en la clínica no me indicaron nada al respecto, creí que era lo más lógico, al igual que tampoco hemos retozado ni por asomo.

A primera hora de la tarde me he acostumbrado a hacer un poco de meditación, hablándole a mis luceros y he sacado ratos para hacerle cositas de costura.

Durante esta betaespera no he apuntado lo que he ido sintiendo cada día, he preferido no centrarme tanto en eso, aunque sí recuerdo, más o menos, lo síntomas que he ido teniendo cada día. Os hago un resumen de estos primeros días:

  • Al cabo de un par días tuve más flujo del normal, aunque con los 800mg de progesterona ésto no es muy raro.
  • Comencé a notar muchos dolores de riñones un día entero, junto con pequeñísimos pinchacillos en la zona del bajo vientre.
  • Alrededor de esos días empecé a notar muchísimo dolor de regla, pero bastante. Me asusté bastante porque al haberme puesto el decapeptyl hacía un poco más de un mes, no sabía si se debía a una regla retenida o a qué. Al no haber ido nunca con esta medicación, me encontraba bastante preocupada.
  • Una mañana tuve un poco de diarrea, pero nada llamativo.
  • No tenía mayor molestia en los pechos, ni más grandes, ni más tirantes ni nada.
  • Tuve una mañana y una tarde de náuseas y algún escalofrío, pero eran cosas muy pasajeras y puntuales.
  • No sentí asco a nada ni tampoco aumenté mi olfato durante estos días.
  • Tampoco tuve manchados ni nada por el estilo, gracias a Dios porque aunque en betaespera estemos deseando ver un sangrado de implantación, a mí, en el fondo, me aterrorizaba la idea de limpiarme y ver algún resto que no fuese el de la progesterona.
  • No he tenido más sueño del normal, es más, diría que he tirado hacia dormir pocas horas.
  • Como dato curioso os diré que mi perrilla ha estado más pendiente de mí. Intenta estar a mi lado todo el tiempo.

Hasta aquí el resumen de la primera parte de mi betaespera. Estos primeros días los llevé bastante bien, aunque hice trampa porque al ser blastos, esta primera semana fue más cortita, jijijiji.

Primer día de la betaespera: otra llamada para la esperanza

El primer día de la betaespera lo pasé en reposo en casa. En la clínica nos habían mandado dos días de reposo y me lo tomé al pie de la letra. Aunque sabemos (como dijo el gine) que no está demostrado que el reposo ayude, a mí me pareció buena idea no tener mucho movimiento en esos días.

Intenté echarme la siesta pero no terminaba de dormirme bien y sobre las 5 de la tarde sonó el teléfono. Miré y era la clínica, pensé que sería para hablar sobre la devolución del dinero del DGP o algo así.

Esta vez la llamada la hizo otra bióloga y me dijo:

Hola! Te llamo del laboratorio de la clínica. Era para decirte que hemos congelado otros dos embriones que han llegado a blastos hoy.

Me quedé alucinada!!! Ella me explicó que habían ido un poco más lentos pero que habían llegado bien, así que entendían que estaban fuertes y se podían congelar. Uno de ellos había hecho una cosa rara en la división a día 2-3 pero el haber llegado a blasto indicaba que podría haber sido que cuando lo miraron lo pillaron dividiéndose, pero que no tenía que estar afectado.

Así que, de repente, nos encontramos con 5 blastocistos!!! Nuestro equipo de baloncesto!!!

Teníamos dos luceros conmigo y otros 3 esperando a ser sus hermanit@s.

Le dije que, lo más seguro, es que eso de ir lentos fuese por Veleta, que él suele ser bastante lento y se rió y luego le pregunté si el hecho de haber ido más lentos se podía deber a que al estar el esperma fragmentado el óvulo estaba intentando repararlo y de ahí que tardaran un poco más. Me dijo que era probable. Que cuando son alteraciones muy graves no, pero que cuando son alteraciones salvables, el óvulo es capaz de rectificar lo que esté mal del esperma.

Os podéis imaginar la cara de Veleta cuando llegó a casa y le dí la noticia. Algo tan bueno y tan inesperado… Fue un momentazo.

Chic@s, con este post quiero llenar de positividad todo, porque las cosas buenas llegan y nunca podemos dar por perdida la batalla.

Os mando un beso enorme a tod@s!!!