Amor perruno

Aunque esta entrada parezca que no va a tener mucho que ver con nuestra búsqueda, al final comprenderéis que sí.

El pasado el miércoles, Veleta y yo sacábamos a nuestra perrita a pasear. En un momento dado dejamos de verla y Veleta se fue a buscarla a unos jardines cercanos. Mientras, yo me quedé en el mismo sitio por si volvía, pero nada. Pasó un buen rato y no la veía. Llegó Veleta y me dijo que no la había localizado, así que se fue a casa a coger el coche y buscarla. Yo comencé a movilizar a gente que paseaba con sus perritos por si la habían visto y en un rato tenía a bastantes personas pendientes de mi perra.

Al cabo de la media hora yo ya no podía estar parada y me fui a la casa de mi madre a coger su coche. Comenzamos a buscarla incesantemente e íbamos coincidiendo con personas que nos decían que la habían visto hacía cosa de 30´, de 1h… Ahí supimos que mi perra había ido en búsqueda de la casa de mi madre, la habían visto en los alrededores, y al ver que allí no podía hacer nada, deshizo el camino. Después nos dijeron que había vuelto al lugar donde se perdió y que intentaron cogerla unos muchachos pero no pudieron. Tuvieron que parar un coche para que no la atropellara ni a ella ni a una perrita de una de las muchachas que estaba intentando cogerla.

Se me heló el corazón, pensando que iba corriendo sin mirar, sin escuchar que pasaban coches, con tantas carreteras. Fueron horas desesperantes.

A las 22:30, 2h y media después de que se perdiera, mi madre y mi hermana se volvieron a su casa y yo seguí buscándola. Mientras tanto, Veleta se metía en muchísimos descampados que hay cerca de casa.

A las 23:30 me fui a casa, estaba medio mareada y la sensación al entrar a casa fue tremenda. Ese vació… Su sitio, su juguete, sus cacharros con la comida y el agua… Rompí a llorar, no podía entender cómo a mí se me había podido perder mi perrita. Me sentí falta, le había fallado y llamé a mi marido para que viniera a casa. Aproveché para avisar a mis amigos, algunos salieron a buscarla y otros fueron compartiendo su foto en facebook, incluso la hermana de un vecino también subió su foto a facebook. A los 15´volvimos a buscarla, no podíamos dejarla en la calle.

Eran ya más de las 12 de la noche y estuvimos hablando de que, quizás, alguien la había encontrado y se la había quedado en casa para llevarla al día siguiente al veterinario. Llamé en dos ocasiones a la policía y me dijeron que llevara una foto de mi perra y su documentación al día siguiente para dar notificación a las patrullas y que llamara a su veterinario para que diera aviso a la base de datos de perros perdidos porque ella lleva microchip. Insistí la segunda vez que llamé por si alguien la había encontrado y me pidieron la descripción de mi perra para pasársela a las patrullas disponibles.

A eso de las 00:30 nos íbamos a ir a casa porque ya no habíamos coincidido con nadie más que la hubiese visto, habíamos pasado por las carreteras varias veces, casi con los ojos medio cerrados por si la veíamos allí (qué dolor más grande sólo de pensarlo) y justo nos encontramos con una pareja que estaba sentada en un parque al lado de donde se perdió que dijo que la había visto pasar con otro perrillo negro hacía 10 minutos. En ese momento nos dijimos que debíamos seguir buscándola porque seguía en la calle. Así que eso hicimos, seguimos dando vueltas y la pareja esta también cogió su coche pero nada, no la vimos.

A eso de las 01:30 después de 1.000 vueltas más, a lo lejos vimos a los perrillos que nos habían dicho pero no era mi perra, aunque Veleta tuvo la gran idea de seguirlos por si iban a algún sitio de perros, pero no fue así y ahí ya nos dimos por rendidos. Eran las 01:40 y decidimos volver a casa, cada vez más convencidos de que alguien la habría encontrado. Veleta giró por la calle que da a nuestro portal y dijo:

– Mira, ahí está!

Yo era incapaz de mirar y solo le preguntaba si estaba bien la perrita:

– Dime si está bien. ¿Está bien?

Y la llamó y enseguida subió al coche, se puso sobre mis piernas y yo solo la abrazaba, lloraba de emoción y le daba las gracias a mi marido por haber seguido buscándola. Cuando bajamos del coche me temblaban las piernas, fue una sensación increíble, maravillosa.

Y ahora os explicaré el porqué esto tiene que ver con nuestra búsqueda. Yo sé que quienes tenéis perro/a entenderéis lo importante que fue para nosotros volver a tener a mi perrita en casa, para quienes no tenéis o no podéis tener perros en casa, explicaros que durante las 6 interminables horas que mi perra estuvo perdida, me dí cuenta de que nuestra familia está formada, que somos tres personajes unidos y que mi marido lucha como el que más por esta familia.

Sé que la búsqueda nos está trayendo momentos amargos pero también sé que nos va a regalar millones de momentos maravillosos y que aquí estaremos los 3 esperando esas bendiciones de Dios.

Un saludo a todas!!!!!!!!!!!!!!

 

Anuncios

7 comentarios en “Amor perruno

  1. Vaya angustia… te he leido esta mañana antes de salir de casa pero no me ha dado tiempo a contestarte y luego en el metro , estaba dando vueltas a tu historia y qué mal lo habeis tenido que pasar, pensar que la pobre estaba sola sin saber donde estaban sus dueños, cruzado la calle, sin agua y sin vosotros que malos momentos para ella y para vosotros. Y menos mal que no os cansasteis de buscar y lo encontrasteis . Qué angustia!! Vuestra perrita es grande o pequeñita? la soléis soltar? yo si la suelto pero intento no quitarla ojo nunca por si acaso y si veo que se aleja la llamo y viene corriendo, pero vamos que lo que os ha pasado, le puede pasar a cualquiera… que vea un perrito o algo que le llame la atencion, se vaya tras él y luego se despiste.

    No puedo imaginarme mi casa sin mi perrita, nosotros somos una familia como vosotros!

    Un besito y otro para tu perrita!

    Me gusta

    • Hola!! Pinta es un beagle pequeño y solemos soltarla para que haga sus necesidades por sitios que la controlamos. Nunca se había escapado en estos jardines, de hecho llegamos a pensar que nos la habían robado porque se fue en un segundo.
      Mi perra no es de hacer un caso tremendo, pero siempre vuelve, menos en el campo donde se pega sus fiestas y vuelve al rato, pero vuelve.
      Lo malo de esto es que ahora ya no soy capaz de soltarla, al campo la estoy sacando con una cuerda de 20m o así porque no me fío.
      Las personas que tenemos animales sabemos cuánto se les quiere y lo pasamos fatal con este tipo de historias.
      Un besazo pá tu family!!

      Me gusta

  2. Ufff….que angustia al leerte….me has puesto el corazón en un puño…..tras 12 años con mi perra aún no soy capaz de imaginar su camita vacía…..en casa somos 4….cuando la búsqueda de sus frutos seremos familia numerosa jiji y esperemos que sea pronto….un besito a tu perra de nuestra parte

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s